Hablemos de: Transiciones deco


Llega enero y toca deshacer toda la decoración que nos ha acompañado durante un mes más o menos ( depende de la tradición de cada unx), la navideña. Fuera árboles llenos de bolas de colores, guirnaldas, tiras de luces...y la casa se queda vacía o parece que le falta esa chispita que la hacía más acogedora o poner de nuevo esos cojines estampados con grandes hojas de banano en el sofá cuando fuera hace 4º, no parece lo más apetecible.


El invierno es una época de descanso según la naturaleza pero nuestra vida es la mayoría del tiempo demasiado rápida y caótica como para sincronizarnos con los ritmos de la tierra; lo que si podemos hacer en cambio, es adecuar nuestro espacio, aquel lugar que nos debe proporcionar confort y esa sensación de hogar, un toque cálido y acogedor que nos transmita un poco de esa calma tan necesaria. Y hacer de tu hogar un oasis en medio de una tormenta en el océano, y realizar una transición deco plenamente invernal, es más fácil de lo que parece.




- RE-U-TI-LI-ZA-


Vale, que si, que es enero y las cosas de navidad deben ir a la caja hasta el año que viene...PERO, ¡OJO!

Se pueden reutilizar elementos que suelen ser propios de las épocas invernales y no exclusivas de las fiestas.

¿Tienes luces con el cableado transparente y de tonalidades cálidas ? aprovéchalas también en invierno para dar una luz suave en rincones o espacios más oscuros, ayudando a crear un ambiente sosegado cuando no queramos más que sentarnos en el sofá a descansar después de un infinito día de arriba a abajo.


Tip: Prueba a meter luces de cableado metálico en tarros de cristal y crea una bonita composición para el centro de tu mesa.









- A puesta por el verde:


Árbol fuera, porque vale, a ver, puede que sea demasiado intentar alargar su vida, pero podemos seguir apostando por la naturaleza como pieza clave en una escala menor.

El eucalipto aquí es el rey de la fiesta. Huele genial, aguanta muchísimo incluso una vez seco y está totalmente en tendencia. Prueba también con guirnaldas o coronas de plantas perennes típicamente invernales o introdúcelas en botellas de cristal con agua para hacer portavelas que dan un toque fresquísimo visualmente al hogar.











- La importancia de los tejidos:


Piensa en el tacto frío de la seda o la frescura del lino y ahora piensa en ponerte una prenda de ropa de esos tejidos para salir a la calle en enero. El frío lo noto hasta yo escribiendo este post.

Vale que en tu casa no hace la temperatura de la calle ( que tampoco se nos vaya la cabeza con la calefacción y parezca verano dentro. Piensa en el planeta y en tu piel y la deshidratación que provoca este tiempo de climas artificiales) pero nadie le hace ascos a una mantita cuando de noche te acurrucas en un rincón del sofá a ver una película o en tu sillón favorito a leer algo cuando todo está bañado por la luz cálida del atardecer.


Sabemos que el tejido polar es un win/win en cuanto a dar calor y ser gustosito pero dale una vuelta y apuesta por tejidos de pelo sintético, lanas y punto gordito que ayuden a aportar un juego de texturas que brille por sí mismo.















- La importancia de los olores:


¿Sabías que el marketing olfativo es el futuro del branding? Esta práctica está cada vez más asentada en las técnicas de marketing sensorial, donde las marcas nos transportan a lugares o nos producen recuerdos con el olfato para captar nuestra atención y aumentar las vetas de sus productos o servicios.

Bueno, pues el hogar es tu branding de espacio personal. Escoge un olor o bien una gama olfativa que te transporte allí donde quieras estar o que al olerla tu cerebro inmediatamente reaccione al estímulo y te transmita esa paz que buscábamos. En invierno, apuesta por los aromas más cálidos, pesados o penetrantes (usados en su justa medida,ningún olor debería resultar excesivo) y escoge el formato que más te guste, ya sea en forma de vela, cera para quemador, spray o mikados.







1 vista

© 2017 Denuk. All rights reserved/Todos los derechos reservados