Pon un minibar en tu vida


A mi del verano me gustan pocas cosas, ero las cosas que me gustan, me apasionan y las amo muy muy fuerte. Así, de antemano, creo que esta afirmación ya es bastante declaración de intenciones.

Una de las cosas que más me gustan es quedar con amigos y organizar cenas al aire libre, picnics ( incluso los indoor en medio del salón tienen su encanto), preparar unas bebidas fresquitas una tarde cualquiera aquí en el estudio, después de trabajar...

Siendo esto de las cosas que más me gustan, veo bastante razonable la OBSESIÓN, que me ha entrado desde que empezó el buen tiempo, por los bar carts o minibares, pero de los bonitos, de los de que tendría Holly Golightly en su apartamento de Nueva York para dar las mejores fiestas.

Esos carritos dorados y brillantes que almacenan vasos aún más bonitos, y botellas de colores y pajitas ( de cartón o reutilizables, por favor) y sueños en forma de bebida burbujeante con hielo ( recordad, que tampoco hace falta que sea de bebidas alcohólicas y por eso tenéis un post del verano pasado con ideas de aguas infusionadas).

Por el momento, estoy reformando la kitchenette del estudio, que ya es un gran paso, pero seguiré soñando con uno de estos carritos llenos de felicidad y puede que, si lo pienso con muchas ganas cada día, antes de irme a dormir, el verano que viene, os llene instagram de stories con mi bar cart.

En julio, la felicidad, tiene forma de bebida bien fría.

Imagenes vía Pinterest

#inspiración #Denuk #consejos #lifestyle #decoración #fiesta

5 vistas

© 2017 Denuk. All rights reserved/Todos los derechos reservados